Seguidores

lunes, 3 de diciembre de 2012

Buenas noches, princesa.

Amanece en mi ventana, 
ya se cansaron mis sueños,
de no hacerse realidad en años
ni en mi cama,

ya no acechan los recuerdos,
sólo acecha su mirada,
y en su devenir el tiempo
me dio una calada,

y esta droga sabe a miel,
sabe distinto,
sabe a conocer que por nada ya desisto,

y esta vida es crucigrama,
la solución un laberinto,
aunque es distinto esta ocasión,
sueño estrellas en mi almohada.

Buenas noches princesa, la noche te acompaña,
quisiera ser la lluvia que golpea en tu ventana,
y así ser espía de mi musa y su mirada,
de la Luna y las estrellas, de caramelo irisadas,
y amanecer helado, el viento ancla mis penas,
ya no clavan las espinas que otro día me han cansado,
porque me saca siempre la sonrisa, es su regalo,
yo sólo me digo "duerme y sueña", "ya ha llegado".

No hay comentarios:

Publicar un comentario