Seguidores

martes, 31 de julio de 2012

Por una buena causa.

"Todo fue por una buena causa" me repito inconscientemente. ¿Por qué mi corazón trata de buscar excusas para evadir la culpa de haber tropezado en un abismo de tormenta?
Parece que me niego a cerrar algunas brechas.

Busqué una cura para un mal sin remedio, una salida en el fuego del infierno, y tropecé mil veces con el frío del mismo invierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario