Seguidores

viernes, 29 de junio de 2012

Más tormenta.

Oigo inciso, espero largo,
calle de viento huracanado,
de sueños acabados,
derroteros inundados
con lo que fueron días de Sol,
jamás son olvidados,
son grabados con razón,
escrito a fuego lento
en la sangre, el corazón,
que late cada tramo,
cada parte,
que dirige su propio rol
hacia un destino incierto
de champán y hacia delante.

Hoy no escribo calle,
porque callé manos a tiros,
balas atravesaban
como a presos fugitivos,

escribí andén,
para enterrar la infamia,
entre vías de este tren
que se llevó mi infancia,

hoy seré su piel,
pa envolverla con caricias,
seguiré fiel a la promesa
de prenderla con cerillas,

Hoy seré cartel,
para anunciar puta a la vida,
necesitaré modelo a la deriva,
cámara y bebida

Sólo me enseña el tiempo, que sin preguntar me da respuestas.

Me duele el labio de tanto besar, de tanto reír, de tanto jugar, me duele la lengua de tanto tocar, de descubrir, la luna en el mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario