Seguidores

miércoles, 6 de junio de 2012

Ese, hoy soy yo.

Ese que camina sólo, de voluntad inquebrantable, por el infierno de calma y tempestades de silencio, es hoy reducido a cenizas, convertido en polvo y dispersado por un aire conmovido que ahora se compadece de él.
El vendaval sugiere que algún día se arremolinaron los cabellos de ella sobre el cuerpo tímido de él. También había sido excusa de sus sueños, protagonista, aquella morena con la que por fin se sentía a gusto escribiendo algo que, sin embargo, nunca sería leído por su mirada avellanada.
Ayer quería estar en su pensamiento para ser por fin el agua esperada en sequía, el sexo de quien lo necesita, la sangre del asesino, la esencia infinita, y así poder cambiar.
La indiferencia no me es indiferente, persigo su mirada inconsciente, y así puedo salvarme del hundimiento.
Y ya lo dijo uno, que la vida era naufragio, pero quizá sea triunfo si llego a puerto vivo.

1 comentario:

  1. Me gusta la visión esperanzadora con la que finalizas tu texto y también me gusta que proyectes la imagen del otro que finalmente eres tú mismo. A mi resulta agradable utilizar la 2ª persona para escribir y esto me lo facilita siempre pensar en otra como si fuera yo, como si me estuviera mirando en un espejo.
    Estoy muy interesada en la poesía, es mi pasión ¿sabes?, bueno la literatura en general. He creado un blog últimamente y estoy entrando en los sitios que me gustan para invitar a la gente. Me gustaría mucho que te pasaras.Es un taller de escritura gratuito donde no se pierde nada y podrías ganar algunos textos de nueva creación. Un saludo Nacho.
    Por si te apetece:
    elblogdeadelea.blogspot.com

    ResponderEliminar