Seguidores

lunes, 28 de mayo de 2012

Ya quité las espinas.

Hoy soy sensación, sé volar sin temer caer, soy libertad sin cadenas y sin el fantasma de la culpa.


Puedo sentir, puedo gritar, puedo ser aire y que me lleve el mar, o que me entierre entre espuma y tempestad.


Puedo ser yo, y nadie más, puedo escribir sin mirar atrás, porque el ayer es papel que mandé quemar, polvo de tierra fría, hoy volverán todas las cartas respondiendo mil por qués, mil quizás.


Y ni la espera me respeta, porque soy dueño de mi tiempo, ahora sé poseer lo que algún día me esclavizó.


Puedo lanzar puñales al aire sin miedo a acertar, puedo reír, puedo cantar, me puedo alegrar si sé que tú no estás, y aunque estés, me da igual, eres polvo residual que baila en otra ciudad.


Hoy ya no soy jardín, para plantar, las espinas de un rosal, seré naturaleza y así pintar, dibujar, desmentir que ya no sé soñar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario