Seguidores

domingo, 6 de mayo de 2012

Se la llevaron las olas.

Amaneció en mi cama,
Fría, dulce, enamorada,
Ríe y luce su mirada,
Imitando al Sol del Alba.

Navegante no hay destino,
Repentino y singular,
Sin estrellas y sin cielo,
Sin agua dulce o de mar,
Con hielo y sin la estufa
Que te pueda calentar,
En las noches estrelladas,
En los días de frialdad.

Divagando entre el perfume,
Te quería conocer,
Sin ropa y en mi cama,
Imitar atardecer,
Por conocer esa mirada,
Esa forma de envolver,
Con tus ojos mis deseos,
Escritos en un papel.

Amaneció en mi cama,
Fría, dulce, enamorada,
Ríe y luce su mirada,
Imitando al Sol del Alba.

Y ahora que el frío me congela,
Sé que nunca podré volver,
A navegar en el mar y perder,
Esa embarcación de Sol y arena,
Que es de vela y comenzó a arder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario