Seguidores

miércoles, 23 de mayo de 2012

No cantes en el mar, hazlo aquí a mi lado.

La mar se mueve,
serena y furiosa,
deseosa de que algún marinero se la lleve.
Los cristales se empañan,
se ve sólo nublado,
es mejor que lloren las nubes
que no el sol apagado.
El susurro de las olas,
me acompaña al caminar,
al buscar entre suspiros
que no voy a olvidar,
tu dulce voz,
tu sonrisa,
y tu forma de mirar...
Esta noche, la luna nos sonríe.
No olvides traer tus besos,
que sin ellos no hay quien me guíe.
Esta noche, las estrellas nos saludan,
son hermanas de tus ojos,
frías e inseguras,
parecen claro hielo
que se funde cuando dudas.
Y en el mar se izó la vela blanca,
la que marca la inocencia.
Velo por su permanencia,
que me quieras es la marca,
que hace de tu esencia
mucho más intensa, de plata.
No cantes en el mar,
o mi barco irá a naufragar,
canta aquí a mi lado,
para recordar cómo ha pasado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario