Seguidores

lunes, 21 de mayo de 2012

Fue Ella.

Puedo conocer,
poner más de mi parte,
se mirar y no volver a tropezar,
ya solo quiero,
saber consolarte,
acariciar, mover, cielo, tierra y mar,

Ven aquí a tumbarte,
y a ser parte importante,
celebrar que nos preocupa el caminar,
y no el camino,
ven conmigo a imaginar,
pensar en lo que digo,
recordar lo que te pido,
que si sigo y no me paras,
lo habremos conseguido,
seré yo el que habla
y el vacío mi suspiro,
estaré recordando solo,
todo lo que vivimos.

Tengo que luchar,
quiero besar tu boca,
ver que todo vale
y cuanto cuesta la derrota.

Si merece la pena
caminar por tu olvido,
es que no supimos
bailar con lo vivido,
hagamos que un suspiro pase,
y recuerde otro momento,
dormido entre tu cuerpo,
entre el viento de una tarde
que acabase,
y que domasen,
segundos el tiempo,
que parasen para siempre,
sería todo un acierto,
ver que miente el separarse
y olvidar todo lamento,
que me gusta casi todo
y en quererte me concentro.

Son mil noches de una nada,
de una velada olvidada,
las que pasa en mi encerrada
tu sonrisa y tu mirada.

Que puedo hacer,
si no encuentro solución,
dejar arder silencio
y quemar el corazón,
siento como una caricia
que me embarga de pasión,
hagámoslo deprisa,
ven a mi habitación,

Que es sentir lo que nos une,
nada nos separa,
somos aquel que asume,
que la vida nos depara,
quererte de momento,
espera que te cuento,
que si acaba es por el viento
que llevó nuestro perfume.

Todo se ve mas bonito cuando voy contigo a mi lado
porque todo se ve desde otro punto de vista
desde el de aquel enamorado
que no quiere que el tiempo exista,
y que a pesar de que resista,
no puede dejar de besar tus labios.

Es mi corazón,
encerrado en una botella,
lo que liberaste de su prisión,
y que el tiempo se la lleva,
a un lugar de pasión
donde solo puedan vivir
mis labios con los de ella.

Haces que te quiera,
que mi corazón se detuviera,
pensase que eras un hada,
y que tu mirada lo viera.

Camino en la noche,
a perderme entre las sabanas,
no puedo parar
de pensar en tus lagrimas,
las que causan mis errores,
las que causan tus temores,
me levanto a la mañana
y pienso que estoy preso,
veo el verso en cada beso,
y me lleno de temblores,
es lo que tiene pensar
en otros tiempos mejores,
volar sin frenar
y dar rienda suelta a mis emociones.

Quiero ser contigo,
como la luna y las estrellas,
ser inherente a ti,
que con tus labios sellas,
un pacto entre nosotros,
que corre en nuestras venas,
que vosotros los sueños,
nunca voláis sin ellas,
son la clave, esas estrellas,
tu mirada,
y mi forma de verlas.

Fue en cada cruce,
donde cometimos un error,
se hacia oscuro y sin luces,
sin culpa ni perdón,
hacíamos mil locuras,
jugabas con fuego y corazón,
perder los papeles
y encontrar el borrador,
escribíamos aventuras,
un sueño revelador,
concluye un te quiero,
lo demás ya se lo llevó,
el viento desolador,
que de mil cosas que hacemos,
siempre queda el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario