Seguidores

miércoles, 23 de mayo de 2012

Escondidita dentro de mi auricular.

Verte calladita susurrar,
escondidita dentro del auricular,
inhalando te puedo escuchar respirar,
¿lo oyes?
Acabas de expirar el aire
que me lleva a caminar.


Verte con la luna,
estrellas en las alturas,
la noche brilla oscura,
la ráfaga se tiñe de azul,
azul claro, azul mar,
azul de hielo, de tus ojos,
qué más da,
el azul se ha redefinido,
y no le importa al cielo
porque no se lo ha tomado a mal.


Y en el instante, de la salvación, corriendo llegaste, me traes la solución, revolución.
Tú me lo confirmaste, te quiero princesa, te quiero un montón.


Con su tacto me convierto, siento un fulgor emocional, desata la ira divina de mi mente irracional. Sin saber de qué se trata, qué produce en mí esa fugaz estela de azul, que presurosa se arrepiente de haber retado a mis ojos. Enloquecer por tratar de seguirlos, es un pasatiempo eterno del que no escapo. Alargar mis dedos para llegar al cielo, sentir el roce de una nube en las puntas, y quedarse aún lejos de tocar la luna. Entonces la luna crece, se acerca, se mece terca, impasible ante los ojos que la buscan desde cerca.

2 comentarios:

  1. que bonitooo... =)
    Escribes genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, anima mucho saber que le gusta a alguien, aunque no sea el fin que busco, gracias de nuevo :)

      Eliminar