Seguidores

lunes, 28 de mayo de 2012

Enemigos de la eternidad.

Somos instantes únicos, lugares festivos de magia, sueños cumplidos, recuerdos, olvidos.
Somos parte indisoluble de momentos efímeros, compañeros del viento, enemigos de la eternidad.
Somos lo abstracto, hacemos brillar al día, damos sentido a los sucesos, los protagonizamos, los somos.


La totalidad del tiempo es un reto inabarcable que no plantea ya nadie.
Hoy soy sensación, hoy soy material, cumplo el requisito que designa mi voluntad, aleatoriedad.
Hoy escribo, porque supe leer, mañana restaré si aprendo a sumar derrotas.


Mi ser es relativo, único, engullido por palabras que pierden el tiempo y se perderán en él, en un ciclo infinito e invisible, naufragando en la indiferencia.
Pero no me preocupa, no soy menos, ni más, soy otro, y este otro, soy yo, mi proyecto, mi meta, el fin al que desembocan mis apetencias, requerimientos, obligaciones, derechos, y libertades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario