Seguidores

miércoles, 23 de mayo de 2012

Billete de ida.

Un suspiro.
La flor mira.
Cielo azul.
Esperanza blanca.
Cogí de un tren sólo billete de ida.
Rumbo incierto.
No se si hay salida.
Las ventanas hacia el mar,
las nubes blancas,
sólo vida.
No quiero olvidar,
no quiero perder tu calma.
Tu fuego calienta el hielo
que se derretía.
Se mece la cama y la luna juega,
sonriente con las estrellas,
corren a atraparse unas a otras
y ninguna lo logra.
Y en la prisa del camino,
dejé la ventana abierta,
se derraman suspiros
de la dicha incierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario