Seguidores

sábado, 7 de abril de 2012

Tu excusa para soñar.

Busqué entre tinieblas un beso que no fuera frío, y ahora me guío helado por enfado pero ileso hacia un destino y un camino por el que suspiro en cada verso.

Viviendo como el viento, pasando como el tiempo, por ti, mi luz, mi voz,
y ahora que te cuento, que quiero ser tu aliento y así, olvidar, tu amor.


A veces me siento en un banco cercano a tu portal,
Luego me levanto y olvido soñar,
Allí pasamos juntos aquel momento en el que empezamos a volar.

Quiero ser tu excusa para soñar,
sal a bailar a mi encuentro,
que lo que el tiempo nos depara
será ser polvo en el viento,
y aunque tiento un beso
de tus labios al venir,
siento que por dentro
me dirás siempre que sí.


La carne que tientan mis labios
Dulce ardor de tierra fría,
queman las despedidas, hiere tu ausencia,
Camino entre sueños, pero perdí mi guía.

Siento arder por dentro
pero el viento es helador,
me enfrento a mi lamento
pero el tiempo nos roba el amor,
ven,
hagamos mil locuras,
hagamos que esto dure
pero elude las heridas,
que ahora miras hacia atrás,
y no me pidas que si estás
ya no te pueda besar,
porque caminar sin dar la mano,
es retroceder y nada más.

La suerte me guiñó un ojo, me supe tu excusa para soñar, y ahora que al verte me enamoro, 
ya no quiero llorar, 
no quiero más.

Hoy las sombras ya no siguen,
Todo está más oscuro si te vas,
Ves que Todo pasa y si para,
No deja que camines hacia atrás,
Ver la luna sin luz,
Ver otra excusa pasar,
Y pensar que todo fue
Fruto y causa del azar,
Echar de menos no es nada,
Pero te quiero besar,
Demostrar que me quieres,
Que soy tu excusa para bailar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario