Seguidores

domingo, 29 de abril de 2012

Idalia.

Es la estampa de Idalia,
porque pude ver el sol amanecer,
pasaron grises y ahora encuentro
la llave al mundo del sueño permanente,
de luces de estrellas y sombras de lluvia,
de precipitaciones cuyo rumor
resuena en los tímpanos,
aun sin notarse en la piel,
un sonido agradable,
monotonía mortal.


Perfidia solemne, ira, abstemia voluntad pasiva,
dosifico palabras con un goteo incesante de lágrimas,
la comparación entre deber y poder, entre querer y amar,
y yo sentado, tumbado, en una inversión relativamente productiva de un tiempo que llega a su fin 
entre pensamientos divagantes, divergentes, disgresivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario