Seguidores

miércoles, 11 de abril de 2012

22/12/2010


Cada una de las notas musicales que susurras, palabras, sonidos gráciles y sensuales que surgen de entre tus labios como polen que sale de entre pétalos de rosa, son vida, y allí donde se posan aparecen sentimientos evocando la imagen del ser del que procede, Tú.
Quedan en mis oídos de manera efímera, pero después quedan grabadas a fuego en mi memoria, un sello, como aquel que nunca olvidaré y será imposible que se repita, la primera vez que empecé a sentir algo por ti. Aun recordando como fue, para mi es prácticamente imposible definir el día en que empece a hacerlo...ni siquiera tengo la menor idea de qué significa lo que siento, no sé si se trata de amor...pero desde luego su descripción es bastante parecida a lo que sucede, esa manera de actuar que llevo a cabo cuando estas cerca de mi...mientras me cuentas tu plan para el finde semana, parece como si no te escuchara, no puedo apartar la mirada de la tuya, tus ojos, ojos que lo significan todo, que lo explican todo, el por qué actúo de esta manera, esa es la razón por la que no dormiría cada noche sin haberlos visto antes, ese tesoro que busca todo explorador, que espera que no le arrebate nunca nadie, esas estrellas que ningún telescopio puede ni imaginar, luces que iluminan la noche, que me hacen soñar con alcanzarlos, y con los que despierto cada día.
Sin embargo, seria triste pensar que lo único por lo que moriría seria por ver esos luceros de vida. Eres tú. En general, cuando no tus gestos, tus palabras o tu cuerpo, son tus labios los que me atraen como una fuerza increíble capaz de inspirar cada uno de mis pensamientos, pero lo mejor es lo que encierran. Bajo su suculencia se descubre la blancura de la felicidad, que da vida a mis deseos más ocultos, que asaltan mi mente como bandidos de la noche, vacían mi guarida secreta y la llenan del sentimiento mas intenso, aquel que nubla todos los demás, solo quiero besarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario