Seguidores

lunes, 12 de marzo de 2012

Sal a bailar.

Echo de menos el olor de tu piel, el tacto de tus besos, echo de menos amanecer y pensar que puedo esperar su regreso.

Sal a bailar, polvo de tierra quemada, que no interrumpan al mirar por detrás la carretera soñada, ahora quema la luna que algún día adornaba, sal por el camino, la miras, hiere desterrar el arma que algún día nos dio vida.

Ya las tormentas inundaron el vacío, que ahora es más profundo que las heridas de la soledad, ya las lágrimas se escondieron como rocío y ahora el frío congela tu mirada a la verdad.

Si suspiras.

El horizonte no conoce esas estrellas, no están a su alcance, verán por ventura si mecen, como sirenas, tus labios de romance, que ahora nace la luna y tu brillo oculta una figura, estoy varado en tu mirada, y sin ningún avance encallo perdido, donde lances tu sonrisa yo escribiré baladas, y ahora sigo dormido, porque sueño contigo enamorada.


Un astro luciente que mira y siente como princesa, sueño que me besa por ser tú la que lo inspira, vente a otra parte donde cante quien no importe, donde el aire impulse arte por mis venas si suspiras.

sábado, 10 de marzo de 2012

Me falta el aliento.

Cansado el tiempo de esperar,
Pasado alado con alas cortadas,
Pesado el viento que no quiso bailar,
Y ahora que se cuentan las veladas,
Se apago la llama por no poder respirar,
Se incendio el hielo para no quedar,
Y ahora que estoy sediento,
Me falta el aliento que te quisiste llevar.

Se da a la fuga, enamorada,
Te seguí hasta la luna por tu mirada,
Y ahora estoy perdido, no encuentro el camino,
Siento abandonada la lucha por ti,
Ya no queda nada, desaparecí,
Desvanecí por no verte, y ahora quererte me duele más a mi, me hiere porque sí.

viernes, 9 de marzo de 2012

Quiero ser.

Quisiera ser el aire que respiras, el agua que bebes con tus labios,
La ropa que cubre tu cuerpo,
Y así poder de nuevo ver que me miras, a diario, ver que suspiras, ser tu aliento y abrazar tu piel, darte el calor que necesitas, tratarte bien, despacio, tocar tu boca, unirla con la mía, acariciar tus brazos, tus piernas, quisiera que vieras que sería increíble, más allá de lo que imagines, de las estrellas y sus confines, y tan cerca como pedir un deseo, hacer que se cumpla el sueño y verte sonreír junto a mi.

Sombras de la calle,
Me acosan sin cesar,
Quieren hacerme culpable,
Por tus labios besar.
Y ahora que todo vale,
¿Qué pudo salir mal?
Será que fui envidiable,
Pero te sigo queriendo
De verdad.

martes, 6 de marzo de 2012

No olvidaré.

Áureo olvido, plata azul, metalizada mirada, helada, fría, ardiendo de deseo, acaramelada, perdiendo en cada beso, esa llamarada, que hacía claras sombras donde hoy sólo quedan oscuras luces, pintando de rojo pasión las velas que se encendían al caminar, dulces veladas, reveladas muestras de amor, el fuego en silencio espera un susurro que termine para siempre con lo que empezaron aquellas chispas doradas, agonizantes, aletargadas, finalmente se apagarán. Si ese sueño negó aquello, no obedeceré a la realidad, quiero que siga latiendo, quiero que siga queriendo, verme al despertar, caminar de la mano de quien me enseñó a no olvidar.

Sirena.


A orillas del Loira
se escucha una sirena,
Es tu voz cuando me mira,
Azul que me serena,
La que envuelve mis sentidos
Como mi cara tu melena,
Tus palabras mis oídos,
La cera de una vela
y su manera de fundirse,
Veo mi imaginación que vuela
Y vuelve a derretirse,
Con pasión se desenfrena
Al verla desvestirse,
Y con razón me quema,
Ese aliento al desvivirse.

Ven.


Ven, acércate,
Vamos a hacer tardar al amanecer,
Sé que con placer te retendré hasta el medio día,
Seguiría por poder para hacer correr al tiempo,
Siento arder por dentro pero el viento es helador,
Doy el cien por ciento pero el tiempo nos roba el amor,

Ven, acércate, sedúceme,
El mejor perfume es el aliento que me das a oler,
Sé mecer tus labios
merecer besar tu piel,
Vencer en solitario
Luchando contra el bien,
Querer ver tu mirada,
casi nada sin querer,
vi la luna estrellada
por ser tu la que me ve,

Ven, acariciame, susúrrame,
acercar un beso tuyo de unos labios que quiero morder,
Y así beber tu voz a morro mientras miras,
Callas y no gritas y tu cuerpo resucita,

Ven, acuéstate,
Sabes qué, es ya tarde pa querer ya pasó el amanecer,
Querer un beso tuyo en un andén será difícil,
No confundas lo visible,
estaré por hacer fácil lo imposible.


No es tarde.

Soy naufrago que nada en solitario hacia la luna, mar de la tranquilidad que aúna contradicciones entre color forma y figura, veo azulada una mirada que me tienta, allá al fondo está dorada y su ternura la alimenta, no es posible que mienta, que me arrepienta es un hecho, todo lo que hicimos pienso que volverá con otro beso.

Estoy mirando un horizonte infinito, transmito impulsos que ya no llegan, besos que terminaron y que ahora evito, abrazos que ahora puedan convencer de lo que necesito.

Ya no queda cera en esa vela, que vele por lo nuestro, ya acabó aquella mecha, ya no acecha por un beso, puedo contar meses con los dedos, días con la mente aun siendo diferente contar mis sentimientos, quiero un beso no en la frente que me afecte, afecto, que me quieres, que prefieres eso al lamento,

y sigo aquí desesperado más cansado pero en pie, he deseado deseo, y siempre desearé, besar tus labios y acariciar tu piel y así poder, fundir mi aliento, sé que lo conseguiré.

Me pierdo en esas curvas, lo profundo su mirada, amanezco en esas lunas y me hundo hacia la nada, no seré jardín para enterrar ilusionada, acababa de escribir una balada para ti,

Siento que estás cerca pero el tiempo nos separa, cara a cara me depara la apertura de otra puerta,

No seré quien nuble lo visible, quien de fin a lo tangible, quien defina lo imposible,

Quiero estar contigo y ahora digo que te quiero, el hielo es la respuesta y no es lo que prefiero, más vale ser frío en el mes de enero, que amor perdido tentando ser sincero.

Haciendo una balada me quedé sin aire, sin fuego, sin un qué escribir de una mirada que no muevo, puedo intentar ir a verte en el recuerdo, enamorada, princesa, ver que ya no juego a quién me besa por exceso, por defecto el llanto que tanto caigo y no levanto, traigo mil estrellas y de ellas estoy falto, mato a quien me diga que no pisé la luna, la besé más de una vez, te empotré a la pared, y ahora ya no quedan dudas, aunque eludas que me quieres aun no es tarde para mí.

Por ser tú la que me ve.

Vi la luna estrellada por ser tu la que me ve, quisiera ver estrellas, tu mirada otra vez, y ahora qué, nos queda sólo el recuerdo, firmamos nuestro acuerdo pero ya cayó en olvido, y ahora sigo, preguntándome entre sueños si ahora vivo, repito estar contigo por la noche que se fue, pero por qué, fue todo tan difícil, hicimos imposible lo fácil y ahora nunca será así, me dormí, desperté entre las redes donde vi, atrapado el silencio desde que te conocí, reconocí, quizá nunca fui bueno, pero bueno qué más da, si no nos queda nada que caminar, quizá lo fui, pero ahora me torturo, y es que es duro tras nacer, ver dos labios en mi cuerpo con mis manos en el tuyo, y ahora dudo, por querer hacer contigo lo más salvaje, olvidé que en el detalle se encuentra lo más puro, en verdad no, si no recuerdo cómo vivo, cómo puedo hacerlo, quererlo no es suficiente pero sigo constantemente siendo fiel a mi principio.

Vi la luna estrellada por ser tu la que me ve, quisiera ver tu espalda desnuda amanecer, y así poder, recordar tu cuerpo delicado, he soñado mil cosas que poder hacer con él, pero no sé, ahora todo está empañado, se ha acabado ese tiempo que nos vio nacer, pero por qué, quisiera ver de nuevo esa sonrisa, preciosa, ver tu cuerpo desnudo deseando conocer, lo que no ves, tenía todo para ti, fui y perdí, no conseguí lo que prometí pero tal vez, enmendemos nuestros fallos, ser contigo extraño es peor que no coger el tren, que nos lleve a donde soñemos, queremos estar juntos y lo conseguiremos, pero ven.

Juntos noche y oscuridad.

Fantasía, es poesía,
Melodía, que suena desde dentro, pero sé, que si la encuentro, ya no será lamento, que por ti me iría, a donde fuera por tu voz.

Es un sueño, ver que quiero,
Es que prefiero un día sin ti, que sin amor no puedo vivir,
Es verdad, la realidad, la soledad duele si no estás, quiero cantar, pero sin voz, quiero bailar contigo con el corazón, para tener que, besarte lentamente, abrazarte dulcemente, como sólo sé hacer yo.

Luna llena, luz de estrella, me deslumbra su mirar, quiero ser con ella como un animal, que muerde, fuerte beso y tu vientre, quiero mirar al frente, y ver tus ojos junto a mi.

Y así poderte, decir que es mejor verte, lejos a mi lado que a mi lado pero ausente, y es, que no, no quiero perderte, sigues en mi mente solamente tú.

Quiero sentir, cómo me ves, quiero venir, pero al revés,
Será despacio, acabará en tus pies,
Y si es, empezando lentamente, por tu pecho y por tu vientre, quiero mirar al frente, y verte disfrutar, porque lo que ahora viene, es placer y si lo sientes, quiero verlo si no mientes, y nunca parar, respirar por tu cuello, deslizar por tu cintura, caminar hacia la luna, y nunca olvidar, que quiero ser contigo como noche y oscuridad.

Sigo soñando.

Fui a buscar, en el fondo del mar, soy un alma en pena, naufragué tras un canto de sirena, y ahora ya no sé nadar,

y es que era verdad, que en profundidad había frío, y sigo buscando entre la arena ese abrigo de felicidad, que sea conmigo lo que aliente esa búsqueda de mi realidad, a pesar del tiempo, del mal tiempo, era nacarada esa mirada que ahora será lamento, es cierto que era caliente, dorada, pero ahora ese azul arde como hielo ardiente quemaría, pero iría a calentar los polos, de todos modos, haría lo que fuera por ser tu melodía, acompañar mi poesía con un beso y tu calor.

Hoy tras el rumor, se extendió otro frío helador, que no me querías, que no vivirías con mis besos y mi amor, nunca sería imposible, duraría ese calor, no sería invisible ni imperdible con todo lo que di yo, sería desolador.

No tenías razón, el corazón te la quitó, ahora quieres besarme y olvidar lo que pasó, estuve esperando, nunca me importó, ahora estoy volando en un sueño de rojo pasión.

Precipité al vacío... Es soluble.

Cansado el tiempo de esperar,
Pasado alado con alas cortadas,
Pesado el viento que no quiso bailar,
Y ahora que se cuentan las veladas,
Se apago la llama por no poder respirar,
Se incendio el hielo para no quedar,
Y ahora que estoy sediento,
Me falta el aliento que te quisiste llevar.

Se da a la fuga, enamorada,
Te seguí hasta la luna por tu mirada,
Y ahora estoy perdido, no encuentro el camino,
Siento abandonada la lucha por ti,
Ya no queda nada, desaparecí,
Desvanecí por no verte, y ahora quererte me duele más a mi, me hiere porque sí.